No eres nada

Eres el hielo de las manos que toco.

El gris que queda como presagio del atardecer concluso de unos ojos que siempre fueron mar…

¡Ay mar derramado tantas veces!, cielo infinito a deshoras.

Eres la tersura perfecta que se asoma a ese rostro espejo mío.

Y eres un silencio que lleva entre nosotros ya demasiado tiempo.

Eres la burla de cada mañana, de cada atardecer y de cada madrugada.

Eres, porque aunque no te  decidas, eres el futuro más cierto que marca nuestras horas.

Y agazapada esperas seguro a sorprendernos, a pillarnos distraídos como quien no teme  nada … Y no te tememos, de tanto nombrarte y esperarte y presagiarte  y verte escapar eres una más compañera de ausencias, compañera de gritos callados, de recuerdos imposibles de sueños tan antiguos como el tiempo.

Eres la sonrisa inventada que no sabe que existe, deja ya de reírte, déjalo ya … Que no dueles tú, ¡que no dueles!

Que duele vivir con el luto cargado a la espalda.

Que duele vivir en cada último beso porque cada beso es el último y cada día el adiós se repite y repite y repite y tu te mofas de cada despedida, por eso me ocultas la cara .

Yo soy más fuerte y lo sabes.

Sabes que tu no eres Nada.

Anuncios

Corredor de la muerte

IMG_20180714_191550 
Un lamento clavado en mis sienes.
Un suspiro que el aire arrebata.
Un latido sin ritmo.
Un silencio…
Las horas se alargan…
Y en la noche,
siempre es en la noche,
Un sombra surge de la nada
y escoge una puerta,
Y otra, mejor otra…
La primera,
va a ser la primera y,
¿por qué no?
¡Que hoy sean varias !
Y la sombra sin llamar va entrando
y en nada, saliendo, se escapa.
Va dejando su olor tras de si,
va dejando la pena en herencia una vez,
y otra vez y otra vez…
Pero llega a mi puerta y se para.
Y le abro,
la estoy esperando.
Y me mira,
Y baja los hombros,
Y esconde su cara afilada,
Y, arrastrando cadenas, pasa de largo y se marcha,
Y al final del pasillo se vuelve,
Y me vuelve a mirar exhalando una cruel carcajada.

Señor del tiempo perdido

Fondo escritorio 1 - copia

Las horas no son, si son, no son…

Sin ton ni son pasan.

Y el son de hoy es el silencio del alma.

Señor del tiempo perdido,

Señor de las horas desiertas,

Señor de la esperanza eterna.

Te doy lo que tengo que es nada.

Seguro que de la nada haces algo,

¡Hiciste el mundo de la nada!

Pero mi nada…

¿Qué es mi nada?

NADA.

Señor del tiempo perdido,

¡Sopla y crea!,

que mi mundo necesita aliento,

que la vida se escapa !!!

Señor, hace mucho que callas…

O … ¿soy yo que no escucho?, si, si, si.

Mis oídos abiertos, de par en par, mi corazón… mis ganas.

¿Qué pasa entonces que no alcanzo a ver

tu TODO en mi Nada?

Señor del tiempo perdido…

¡Habla !

 

 

 

 

La Vida III (con mayúscula)

tumblr_ns9c9yEbNN1stfyo8o1_500

La Vida nos acoge y (ll)ama
y andamos temerosos
con el corazón encogido,
elegidos
-puños prietos-
para un Camino de Amor.
Todo son rosas en el camino,
pero, ¡ay!, las espinas
que un día encontramos,
las espinas se clavan
y caminamos sangrando,
tapando agujeros,
cerrando heridas,
heridas de Amor
que duelen la vida.
La Vida nos impulsa y anima,
y caemos,
y caemos,
y volvemos a caer;
la Vida nos sostiene en la caída.
Fuego abrasador,
constante cosquilleo en el alma;
la Vida,
Amor que tanto amas.
Y el camino al cielo se tuerce,
y el silencio mudo nos aturde,
la Amada inquieta llora
por el sinsentido de su Amado.
Y es dolor la Vida,
constante Cruz
entre sonrisas.
Oración, silencio y soledad
en lo más profundo
de la vida.
Una Verdad que atropella y derrota,
que alcanza hasta el fondo del alma,
que todo lo mueve,
y todo lo tambalea.
Un Dios y Señor,
Camino, Verdad y Vida;
de golpe en golpe,
de caída en caída,
escalera arriba.
Todo lo puedo
si de Amor se trata,
solo Él nos mueve;
todo lo puede
el Amor que (ll)ama.
Y el corazón se enciende y en las horas secas va agrupando caricias que lo recomponen.
Porque la Vida es eso… Una y otra y otra y otra vez y mil veces…

¡Gracias !

“La vida, nuestra vida verdadera; la vida, esa esperanza que se inmola y vive así, inmolándose, en espera”

Miguel de Unamuno.

La vida II

tumblr_oknw1rKOay1u80saxo1_1280

La vida nos alcanza, nos atrapa y envuelve
en una vorágine de minutos
que buscamos,
que anhelamos,
que casi arañamos,
buscando acumular experiencias,
corriendo tras el tiempo.
Y agarramos y controlamos como dioses
cada instante,
cada encuentro,
queriendo amontonar recuerdos
que fugaces van quedando atrás, archivados.
Y a lo lejos se tambalean otros hilos,
y los miramos,
y nada podemos,
y a nada llegamos,
y no hay paraguas que cubra tantas tempestades.
Como espectadores de películas que ruedan bajo una misma lluvia.
Se derrumba,
se desmorona,
va desapareciendo todo lo que creíamos nuestro.
La vida en un minuto nos empuja y nos mueve,
se nos escapa y ya no vemos,
no sentimos,
porque todo duele.
De golpe, ¡ay!,
y de golpe todo para
en ese minuto que pareciera ser eterno.
Y volver a sentir lo fatal,
y volver a sentir el vacío…
Vuelve a callar el alma que ansía un cielo prometido.
Y van quedando,
atrás van quedando
tantos y tantos recuerdos,
cuando la vida pende de ese minuto que pareciera ser eterno.
Y un pedacito del alma regresa a su nacimiento;
postrado ante la última vorágine,
el tiempo nos roba el aliento.
Vivir, aprender a vivir,
a cada paso,
a cada caída.
Pero morir, ¡ay!,
a eso nadie nos enseña…
Ni a nacer de nuevo.
Y solo lágrimas,
lágrimas negras,
que caen
con el vuelo,
con la puesta del sol
con el olvido de lo que un día creímos nuestro.
Y nada, nada nos pertenece.
Y el corazón no siente, pero en las horas secas va agrupando despojos para recomponerse.
Porque la vida es eso… Una y otra y otra y otra vez y mil veces…

¡Gracias !

“Yo soy yo pero no soy mío”. 

San Agustín

La vida

sin2bt25c325adtulo25283292529

La vida nos encumbra, nos regala y atiende
y andamos sonriendo con corazón alegre,
brincando en las mañanas,
respirando la brisa,
con lo ojos abiertos sin querer que se cierren
para mirarlo todo,
para guardarlo todo,
para todo quererlo
y de todo ser dueño
desde la posesión de quien se sabe eterno.
La vida en un minuto nos derrota y aturde y
¡Ay esa eternidad que a veces pesa tanto!
que se cuenta por horas, o días que son meses…
que hace apretar los puños y morderse los labios
Y replegarse todo sobre las mismas ruinas
que uno mismo amontona
tras ser vapuleado.
La vida, la muerte, la ilusión, la dicha…
Nada existe realmente.
Solo una cuerda floja
y un Dios que la sostiene.
Y la vida no cambia,
y los días son siempre, siempre horas repetidas iguales a si mismas.
Hasta que un día una hora, un minuto, un instante, de repente decide quedarse sostenido…
Y nos aprieta el centro, ¡Cómo nos falta el aire!, allá en lo más adentro donde en verdad vivimos.
Y la brisa se para y solo todo es noche,
y la mente no piensa
y el corazón no siente porque es verdad que a veces el corazón no siente,
solo es dolor sin eco, llanto mudo, silencio…
pena negra que angosta el camino hacia el cielo.
Y el corazón no siente pero en las horas secas va agrupando despojos para recomponerse.
Porque la vida es eso… una y otra y otra y otra vez y mil veces…

 

Inmaculada, Reina del cielo.

untitled

INMACULADA CONCEPCIÓN.
   IGLESIA DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL.
   MORÓN DE LA FRONTERA-SEVILLA.
  Lugar del que es Patrona desde el año 1854. Año del Dogma.

Inmaculada, Reina del cielo,

bajo tu manto teñido de azul,

haz que la guerra se acabe en la tierra,

que reine en los hombres

la Paz de Jesús.

Tal vez a muchos no les diga nada pero a mi esta simple oración me la enseño mi madre hace ya muchos, muchos años. A mi me gustaba escucharla de sus labios porque el amor a María Inmaculada le asomaba a los ojos cuando la decía, tal vez recordaba, quien sabe, las veces que rezó de niña delante de esa imagen… no sé, solo se que yo la guardo en mi memoria como parte de mi tesoro escondido junto a la devoción que ella me inculcó.