No eres nada

Eres el hielo de las manos que toco.

El gris que queda como presagio del atardecer concluso de unos ojos que siempre fueron mar…

¡Ay mar derramado tantas veces!, cielo infinito a deshoras.

Eres la tersura perfecta que se asoma a ese rostro espejo mío.

Y eres un silencio que lleva entre nosotros ya demasiado tiempo.

Eres la burla de cada mañana, de cada atardecer y de cada madrugada.

Eres, porque aunque no te  decidas, eres el futuro más cierto que marca nuestras horas.

Y agazapada esperas seguro a sorprendernos, a pillarnos distraídos como quien no teme  nada … Y no te tememos, de tanto nombrarte y esperarte y presagiarte  y verte escapar eres una más compañera de ausencias, compañera de gritos callados, de recuerdos imposibles de sueños tan antiguos como el tiempo.

Eres la sonrisa inventada que no sabe que existe, deja ya de reírte, déjalo ya … Que no dueles tú, ¡que no dueles!

Que duele vivir con el luto cargado a la espalda.

Que duele vivir en cada último beso porque cada beso es el último y cada día el adiós se repite y repite y repite y tu te mofas de cada despedida, por eso me ocultas la cara .

Yo soy más fuerte y lo sabes.

Sabes que tu no eres Nada.

Anuncios

Un comentario en “No eres nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s